Novedades y Tendencias
Empresas & Productos
Lácteos & Salud

El mundo es el nuevo terreno de juego de la industria láctea

17/04/2017

El director general de Capsa (Corporación Alimentaria Peñasanta), el grupo al que pertenece Larsa, y también presidente de la Interprofesional Láctea (Inlac) cree que la desaparición de las cuotas ha supuesto la apertura de mercados a nivel mundial.

-¿Cómo definiría el estado de salud del sector?

-En transformación. Es parte del sector alimentario y su futuro y sostenibilidad dependen de la población. Vemos un crecimiento espectacular en el mundo, que es el nuevo terreno de juego para la industria láctea. No lo hicimos antes porque había un régimen de cuotas y no había materia prima para buscarse la vida fuera. Hay una gran oportunidad, pero hay que adaptarse para responder adecuadamente a ella. Estábamos muy concentrados en la leche líquida. Cuando miras fuera hay que buscar productos que respondan a las necesidades de cada país, en los que puede haber o no cadena de frío, o a lo mejor déficit de vitaminas que podemos completar…

-¿Por esta razón están surgiendo tantos proyectos?

-Habría que preguntar a quienes empujan esos proyectos. Nosotros somos optimistas. Pero para aprovechar las oportunidades que ofrece el mundo se requiere dimensión, economía de escala, capacidad de financiación, grandes volúmenes… Sin dimensión, va a ser difícil. Quedarán pequeños nichos de valor y los grandes operadores con capacidad para generar economías de escala. En el medio, el futuro se complica.

-¿La leche líquida va a ceder su primacía a otros productos?

-No. Todos vamos a poner empeño en crear valor sobre la leche. Con el régimen de cuotas había que atender el mercado nacional. Ahora ya no. Seguro que Asia requiere productos diferentes de África. Desde esta planta [la de Larsa en Robra, Outeiro de Rei] se comercializarán, en España y fuera, productos líquidos, pero también deshidratados, con base en leche o en suero o en otros ingredientes. Nuestra idea es apostar por Galicia como sector productor, con las plantas gallegas como transformador y con las marcas.

-¿Cómo notó la industria el final de las cuotas?

-De forma muy clara. Hizo que el sector productivo más competitivo potencie su expansión. A partir de aquí es ponerle puertas al campo. Tenemos que empezar a pensar en la diferenciación por calidad, por servicios, por conveniencia y por salud. Nuestro último proyecto bajo la marca Asturiana es la eliminación de todos los aditivos artificiales de nuestros productos. Hoy el 98 % ya no los llevan. Al final de año tendremos una producción cien por cien natural, y además estamos respondiendo a las necesidades nutricionales.

Un ejemplo: estamos elaborando un yogur en polvo con probióticos liofilizados que puede conservarse libre de frío y se elabora con una botella de agua. Es un producto que está formulado con las vitaminas adecuadas para los países de destino, que complementa la nutrición de niños y de adultos y que es de muy bajo coste.

-¿El fin de las cuotas va a dar estabilidad al sector?

-Creo que no. Vamos a vivir en un sector de oportunidad, pero seguirá la volatilidad y la incertidumbre. Continuará habiendo ciclos, no sé si más largos o más cortos, más virulentos o menos. Personalmente, creo que la demanda mundial crecerá de forma sostenida.-Acaba de presentar un concurso de ideas.

¿Qué papel juega la innovación?

-La crisis y el final de las cuotas nos han obligado a un proceso de reflexión interna muy profunda. Apostamos por las marcas de gran consumo, por las de hostelería, que crecerán de forma significativa, creamos un departamento de externalización y separamos la gestión de las marcas de la distribución como accionistas de Iberleche, con Leche Celta y ahora con Clun.

-Como presidente de Inlac, ¿cómo van a defender el consumo de la leche frente a otras alternativas?

-No hay alternativas que sean equivalentes en valor nutricional. Haremos una campaña cofinanciada con Europa, en la que trataremos de recuperar el consumo.

Banner Apymel