Novedades y Tendencias
Empresas & Productos
Lácteos & Salud

Argentina: PANORAMA FAVORABLE BAJO LA ÓPTICA DE UN ESPECIALISTA DE FUSTE

04/08/2017

(Por Andrés Racchella) En el marco de la Expo y con el auspicio de la Cámara de Proveedores del Agro de Rafaela (CEPAR) y del banco ICBC, tuvo lugar ayer en el Salón "Centenario" la actividad titulada "Campo: de dónde venimos y hacia dónde vamos", a cargo del Ing. Héctor Huergo.

Precisamente respecto al sugerente título de la conferencia, el responsable de Clarín y Canal Rural dijo en tono de humorada a Diario CASTELLANOS: "Es fácil hablar del futuro porque todavía no existe, lo difícil es acertar". (risas). Luego hizo referencia a un editorial que preparó para Diario Clarín, en el cual recordaba su presencia en un seminario en los EE.UU. en una prestigiosa universidad que reunió a los principales especialistas en temas agropecuarios para hablar de "la agricultura en el siglo 21". "Eso fue hace 20 años", prosiguió memorando Huergo. "No acertaron una", también comentó en forma jocosa. 
Eran los albores de la soja modificada genéticamente, en el mundo había grandes excedentes y era toda una incógnita si esa producción se iba a poder vender. "El otro gran stress eran los bajos precios agrícolas", continuó Huergo, "y lo primero que trae el nuevo siglo es un pan bajo el brazo, porque apareció la eclosión de la demanda asiática, principalmente China, sobre todo de soja".
Efectuada la jugosa salvedad introductoria, el disertante ingresó a la coyuntura hilando con lo precedentemente expuesto, a partir "de continuar el cambio alimentario de los países orientales, que están incorporando más carne a sus dietas". De ese modo, es que para Héctor Huergo "La idea fuerza central es que no hay nubarrones graves en el horizonte en relación a lo que estamos produciendo ahora, con lo cual es tiempo de apretar el acelerador".
En cuanto al presente de la maquinaria agrícola, sostuvo: "como es lo que se usa para producir, estamos en un muy buen año de ventas de cosechadoras, de tractores, luego del año de transición que significó 2016".

 

La lechería y sus desafíos

 

"La perspectiva es también atractiva, interesante, pero hay que atravesar el mal trago de este momento, que trae desafíos inherentes a la dinámica del sector", comenzó respondiendo Huergo ante la obligada pregunta sobre el factor productivo clave en la cuenca lechera. 
A modo de diagnóstico de la larga crisis, evaluó: "En los últimos años el sector fue descapitalizado, a lo que se le suma el castigo climático, más situaciones externas como la necesidad de encarar nuevos modelos de producción en base a las nuevas tecnologías y distintas estructuras de las empresas del sector también". 
Preguntado sobre por donde pasaría ese salto tecnológico, el también exdirector del INTA diferenció escenarios: "a nivel de las industrias tenemos un buen nivel, hay un crecimiento en ese sentido, aunque siempre se puede mejorar e innovar". "El desafío más grande lo tiene el sector de la producción primaria, que debe animarse decididamente a pasar del viejo y tradicional esquema de tamberos medieros, con baja tecnología, a los nuevos sistemas tipo freestall".
"No podemos seguir teniendo vacas caminando por el barro, hay que agregar confort a la vaca y pensar en establecimientos de mayor escala, aplicando sistemas de control animal y robotización", precisó. En tal dirección puso como ejemplo a Nueva Zelanda "lugar en el cual históricamente nos hemos referenciado más allá de las diferencias". "Otra de las enseñanzas tiene que ver con dejar de pensar en producir leche solamente en primavera para hacerlo todo el año". "La rentabilidad no pasa por la leche en polvo y el queso, sino en tener leche fresca los 365 días del año", concluyó.

 

El caso SanCor

 

Cuando se le preguntó a Héctor Huergo sobre el recurrente y polémico aspecto de las cadenas de valor, contestó ubicando a lo sucedido con SanCor como paradigma. "Creo que hay mucho para hacer". "Hay buenas ideas. Pero el sector del trabajo está muy alejado del sector empresario". Más preciso, continuó: "La crisis de SanCor fue muy profunda, y debe tener un final. No puede seguir en base a subsidios generando esta imagen amarga de crisis permanente. Eso necesita ser saneado. Nadie va a ingresar a invertir en un negocio tan herido, maltratado y con tantos interrogantes". Seguidamente volvió a cargar duramente contra el sector sindical: "Hubo una captura de valor por parte de un gremialismo de ATILRA que se ha manifestado excesivamente pretencioso". "Se sabe que el gremialismo en la Argentina es una cuestión que viene muy complicada, y  con una inercia de posiciones de poder que es muy difícil ponerse de acuerdo". "Creo que parte de la crisis lechera pasa por los desmanejos y exabruptos que hubo en esa materia", sentenció.


Fuente: www.diariocastellanos.net

Banner Apymel