Novedades y Tendencias
Empresas & Productos
Lácteos & Salud

Argentina: Entrevista. JORGE GIRAUDO, DIRECTOR DEL OBSERVATORIO DE LA CADENA LÁCTEA ARGENTINA

31/10/2017

G.R. Gracias a la articulación público-privada el sector lácteo encontró en el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina una herramienta rápida, práctica y confiable para medir las distintas variables de la compleja actividad. Desde su formación viene realizando distintos aportes técnicos y estadísticos que pueden ser de suma utilidad para el análisis y/o toma de decisiones.
Para profundizar en el estudio del momento de la lechería dialogamos con Jorge Giraudo, productor, empresario, expresidente del Consejo de Administración de SanCor y hoy director ejecutivo del OCLA, quien se refirió en primer término sobre el desarrollo del observatorio: "La idea era generar información objetiva, oportuna, disponible para todos y que sea el punto de partida para el debate del sector. Además que constituya una herramienta para la toma de decisiones. De a poco se viene logrando, estamos trabajando en incorporar cada día más información y que sea la fuente de consulta de todos los actores de la cadena".

-Jorge, ¿cuáles son los últimos datos que manejan de la producción?
-Realmente se está recomponiendo, obviamente que venimos de niveles de producción muy bajos producto de las inundaciones del año pasado y de este año. Todavía sigue bastante complicada parte de la provincia de Buenos Aires. Pero en sí se ha recompuesto bastante y creemos que si el clima acompaña y según las predicciones climáticas que hay, la cosa va en mejoría.

-El tambero logró una recomposición del precio, pero teme que el mismo retroceda a medida que avance la producción nacional. ¿Esto puede suceder?
-Hay que plantear que hay dos cuestiones bien diferenciadas que fueron una crisis muy profunda en la lechería mundial y por ende también en Argentina. Sumado al fenómeno climático el productor vio disminuida su facturación durante prácticamente dos años, con menos producción y menos precio, lo cual le generó situaciones donde hubo mucho cierre de tambo, gente que tuvo que vender animales, endeudarse y demás. Esa sería la película, que es muy fea. Y la foto actual es medianamente razonable. El tema es que si uno mira para atrás ha quedado mucha gente afectada por esas dos cuestiones. La lechería mundial es muy errática y volátil en cuanto a precio. En un momento la leche en polvo llega a U$S 5000 y en pocos meses se cae a U$S 2000, es un mercado pequeño y por ende muy cambiante. En el mercado doméstico se da exactamente lo mismo. Hay cuestiones de variación de oferta y de demanda que hacen cambiar significativamente. Se está trabajando en ordenamiento sectorial para cierta medida blindar un poco a la lechería de estas cuestiones erráticas que hacen que le pase esto al productor. Que viva con permanente incertidumbre, sobresaltos, dudas. Es un trabajo que creo que es a largo plazo y creo que se está comenzando a hacer.

-Para los productores que no tuvieron mayores inconvenientes con las inundaciones o que no llegaron a endeudarse drásticamente, ¿es rentable hoy la lechería?
-Primero si tuvieron condición climática favorable y segundo si tienen niveles de productividad y eficiencia por encima de la media, no tenemos ninguna duda que de las actividades agropecuarias tradicionales en el largo plazo la producción de leche es la más rentable. Lo que ocurre es que cada tambo es una realidad diferente, vecinos alambrado por medio uno produce 7000 lts de leche por hectárea y el otro 10.000 u 11.000 lts. Cada realidad, cada estructura, tamaño, escala difiere, pero podemos asegurar que con niveles de eficiencia y productividad adecuadas y no habiendo sufrido fenómenos climáticos extremos, la actividad es rentable.

-Se viene expresando que la necesidad central es que el sector sea competitivo a nivel internacional. ¿Qué se necesita?
-Primero resolver algunas variables macro que obviamente afectan. Una altísima presión impositiva, no solo sobre el sector lácteo sino sobre toda la economía. Un tipo de cambio competitivo, esto es así. A nivel industrial mejorar los niveles de eficiencia y productividad, hoy nosotros somos un país caro para exportar producto de una baja productividad promedio industrial. Lo aclaro bien porque hay honrosas excepciones en la industria que tienen productividades altas. Pero en promedio la lechería argentina tiene baja productividad por tener plantas chicas, por tener baja productividad de la mano de obra. Eso la saca de competencia del mercado internacional.


-Se está estableciendo una Mesa Láctea, tal cual la Mesa de la Carne. ¿Qué consideración tiene al respecto?
-Creo que es muy positivo, nosotros desde el OCLA participamos en el FunPel (Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina) y FunPel forma parte de esa mesa. Nos parece muy oportuno y muy bueno el hecho de poder llevar ideas, propuestas de cada uno de los partícipes de la cadena, para en principio tratar de priorizar aquellas medidas que son de más rápido y fuerte impacto. Después trabajar en un plan estratégico de largo plazo. En la carne se vio que eso sucede y creemos que en el sector lácteo se puede. Lo que pasa es que la ansiedad de los actores hace que parezca que no se está haciendo nada, pero es un proceso que va a llevar un largo tiempo. Uno de los problemas centrales que tiene la lechería, que es la falta de infraestructura básica como canales, caminos y electrificación, no es una cosa que se puede hacer de un día para el otro. Lo importante es empezar a hacerlo.

fuente: www.diariocastellanos.net

Banner Apymel